A propósito de la polémica con Foot Centers [OPINION]

bullying-739607 | Flickr - Photo Sharing!No me habría imaginado nunca que una simple reflexión fuera a causar tanta polémica, por lo que me gustaría aprovechar la ocasión que me brinda el blog de PodoRed para ampliar la opinión que ya di en el citado artículo.

Lo primero que quiero decir es que la empresa Foot Centers tiene entidad propia y existen centros fuera de El Corte Inglés. En total, esta cadena de clínicas tiene 9 centros dentro de El Corte Inglés y 2 centros más en Madrid y otro en Barcelona (que parece que no va bien y quieren vender). Es decir, que la gran mayoría de los centros Foot Centers que funcionan están efectivamente bajo el paraguas de El Corte Inglés, pero no todos. Mea culpa, asumo el error: no tengo suficiente información para explicar correctamente la relación contractual que existe entre el centro comercial y Foot Centers, aunque está claro que la hay dado que el logotipo de ambos aparece siempre uno al lado del otro y se habla en términos del tipo “gracias al acuerdo de patrocinio de El Corte Inglés con tal ofrecemos unas condiciones y ventajas especiales para sus deportistas”.  Así que Cristina, trabajadora de Foot Centers, mis disculpas por la confusión y agradecería que nos aclararas cual es la situación legal que une a El Corte Inglés con Foot Centers.

Dicho esto, creo que los árboles no nos dejan ver el bosque. La cuestión no es si el pagador es El Corte Inglés o Foot Centers, la cuestión es si queremos una podología en España dominada por grandes empresas, franquicias y cadenas.

Me da la impresión que en los comentarios del anterior artículo han chocado dos visiones antagónicas del problema. Por una parte hay una serie de podólogos recién licenciados o que llevan un tiempo ya, pero que no tienen clínica propia (por unos motivos y por otros) y por otra parte están los podólogos con mayor bagaje que cuentan con su propia clínica. Sinceramente, entiendo las dos posturas. Entiendo a los podólogos establecidos que ven cómo su trabajo se desprestigia y entiendo a los nuevos podólogos que quieren trabajar y que les da igual que se trate de una cadena de clínicas o un centro podológico “de toda la vida”.

A pesar de entender la visión de ambos mundos, no cambia ni un ápice mi opinión. Creo que la clave está en un comentario de Raquél Peiró: ¿cuanto se cobra en un centro de este tipo? Porque los horarios los tenemos claros: de 10 de la mañana a 10 de la noche de lunes a domingo; lo cual significa que se tienen turnos similares a los de una enfermera. Lo importante son las condiciones laborales, que ahora mismo debido a que hay pocos centros de este tipo y no existe competencia entre ellos pueden ser hasta buenas, pero que con el tiempo empeorarán sin ninguna duda, y lo que es peor, impedirán el “independizarse” de este tipo de empleo. Quizás ahora los que estéis en paro o buscando trabajo como Clara A. os encontréis en una situación tan desesperada que no podáis discernir lo que será el futuro de la podología si este modelo arraiga. Fijaos en cualquier modelo de negocio que se haya visto engullido por las franquicias y las empresas de este tipo. Fijaos por poner el ejemplo más evidente, en las tiendas de comestibles que cuando empezaron a aparecer los supermercados y los hipermercados empezaron a desaparecer poco a poco hasta que han quedado cuatro en pie, mantenidas más bien por románticos que por empresarios. Esa gente, que antes tenía una tienda y mantenía un nivel de vida aceptable haciendo bien su trabajo ahora ha desaparecido; ahora esos puestos de trabajo se han convertido en menos puestos de trabajo y de cajera de supermercado, que no es lo mismo. Las condiciones laborales han empeorado (salarios, horarios, relaciones laborales, movilidad laboral, jefes despóticos…) y la imagen social que teníamos del tendero de barrio, ahora convertido en cajero de supermercado ha caído muchos puntos.  ¿Queremos eso para la podología? ¿Queremos que dentro de 10 o 15 años ya no existan centros podológicos llevados por profesionales que ganen un buen sueldo y ofrezcan un servicio de alta calidad? ¿Queremos que la imagen de la podología se asocie con el “area de salud y bienestar” de un centro comercial? Yo no, yo prefiero que se asocie con un hospital o con un centro de salud.

Y por supuesto y por favor que nadie se confunda, no digo que en Foot Centers haya malos profesionales, ni que tengan equipos peores que en una clínica al uso, probablemente ahora mismo serán equipos nuevos y habrá profesionales super-motivados que querrán labrarse un gran futuro. El problema no es ahora, el problema es cuando a Foot Centers le suceda Your Feet Centers, luego The Foot House y más adelante la franquicia McFoot; cuando ya no existan clínicas, las putadas que ahora ya tenemos los podólogos se multiplicarán por 100. Los horarios de 10 a 10 de lunes a domingo se convertirán en 24/7, las horas extras no se pagarán, los salarios se dividirán y la calidad caerá. ¿Es lo que queremos? Entiendo la frustración de haber estudiado una carrera y no encontrar trabajo, pero ¿de verdad queremos hipotecar el futuro de toda la profesión? Yo no quiero y eh ahí mi apelación a que los Colegios pongan coto a este tipo de prácticas antes de que se popularicen. Y lo mismo para las mutuas que pagan miseria como ya comentó un compañero en este blog hace tiempo.

12 Comments

 Add your comment
  1. Podóloga de los Pies a la cabeza

    Me parece más vergonzoso aún este artículo.
    “¿Queremos eso para la podología?”
    Lo que queremos para la podología son buenos compañeros y buenos profesionales y por supuesto dejáis mucho que desear al interponeros en algo que ni os va ni os viene. Sabréis vosotros.
    “¿Queremos que dentro de 10 o 15 años ya no existan centros podológicos llevados por profesionales que ganen un buen sueldo y ofrezcan un servicio de alta calidad?”
    PROFESIONALES QUE GANEN UN BUEN SUELDO Y OFREZCAN UN SERVICIO DE ALTA CALIDAD lo encuentras en FOOT CENTERS, asique por favor dejar de decir mamarrachadas.

  2. Xabier Erezuma

    No soy Cristina pero te puedo contestar sabiendo lo que digo.

    El Corte Inglés alquila el espacio a Foot-Centers o a cualquier otra empresa que quiera abrir su negocio dentro (es como cuando alquilas un local en la calle es tu casero).

    Lo del Logo de ambos en las publicidades lo veo lógico ya que es bueno para las empresas que abrimos y para ellos.

    Yo no pertenezco a Foot-Centers, pero conozco la empresa porque trabajé para ellos antes de abrir mi clínica.

    No sé que se critica de que una persona abra 9 o 100 clínicas de podología si su cartera se lo permite y tiene ganas, ya que la dueña de las clínicas es podologa y los encargados también por lo que no veo motivos para pensar que eso nos va a hacer mal en un futuro, en mi opinión nos hace estar más despiertos y nos hace más ingeniosos a la hora de captar pacientes y dar los servicios.

    Si no me equivoco, Foot-Centers tiene la quiropodia a 35€, exploración 50€, plantillas 150€, etc por lo que por ser muchas clínicas tampoco están tirando los precios. Seguro que muchos de los que sólo tenemos 1 clínica tenemos los precios más bajos que ellos.

    Lo que dices de asociar la imagen a un centro comercial a mi no me hace ningún daño ya que dentro de ese centro comercial acudo a una clínica como las que hay en la calle, pero bueno si lo que quieres es que se asocie a hospitales o centros médicos, las clínicas de podología tendrían que cerrar sus puertas ya que no todas las consultas de podología estan dentro de hospitales o centros médicos y para que se asocie tendrían que estar dentro no a pie de calle.

    Sobre los salarios, deciros que se cobra por convenio y en Foot-Centers concretamente también pagan comisión por paciente, el mes de vacaciones cobras, 14 pagas y te puedes poner enfermo y quedarte en casa que cobras igual. Yo no cobraba nada mal.

    Por último, creo que porque 1 persona abra muchas clínicas (ojala yo pudiera), se hagan franquicias o se abra 1 clínica por cada podólogo, no tiene porque influir en el resto de clínicas que estén abiertas. Cuando abren una franquicia de comida rápida no todos los restaurantes de la zona cierran. El paciente es el que elige donde ir y si cambia de podólogo porque abren otra clínica cerca de donde tienes la tuya tendrás que pensar algo que haga que esos pacientes vuelvan a ti pero sin criticar a nadie ni ofender que eso es muy fácil y más cuando lo haces desde un blog en el que no sabes nunca la repercusión que puede tener para los centros que se critican en los comentarios.

    ¿Te gustaría que lo hiciesen contigo, con vuestro programa o con tu clínica (que no sé ni si tienes)?

    Si queremos que los demás nos respeten como profesionales tendríamos que ser los primeros en no criticar a nuestros compañeros.

  3. Perdona ¿estas de coña? a ver… No sé exactamente como explicarte en que medida te estas cubriendo de gloria

    Sal de tu puta burbuja campeón!!! ¿Que situación desesperada? ¿Pero de donde narices sales tu? Deja tu sillón tapizado en piel de tu megaclinica y busca trabajo. Busca tu un puto puesto de podologo donde te paguen dignamente, donde te pongan el material, y donde no seas ninguneado por las sociedades médicas. O mejor… cuentame, amigo podologo, en qué condiciones contratas tu a tu sustituto de vacaciones, o a quien tienes en el segundo gabinete de tu clinica, si es que lo tienes.

    ¿Pero en donde vives!!??? Tu que cojones sabes de situaciones desesperadas? Yo te expuse una realidad, y no la realidad de una recien licenciada, ni de alguien desesperado. Te he puesto la realidad en bandeja y tu, sigues siendo falton, desconsiderado y bastante arrogante para intentar arreglar una cagada monumental. Aunque quien sabe, tal vez te este molando que se hable de tu blog, porque buena o mala, es publicidad.

    En foot center, que si, van mal por una nefasta gestion administrativa, se cobra 33 euros por quiropodia, entre 30 y 75 euros por silicona. 150 por estudio biomecanico y las plantillas mas baratas rondan los 230 pavos, al menos en mi epoca alli. ¿Eso lo sabias? ¿Tb te parece regalar el dinero?

    Foot center abre su clinica dentro de el corte ingles, paga alquiler, publicidad, salarios y aparataje y materiales. Esa es la relacion con el corte ingles… les alquila un espacio y les da publicidad dentro de los centros.

    ¿Que te molesta tanto? Que tu no abres 12 horas al dia? Clinca XXXXX en el barrio de salamanca de Madrid, no es de foot centers, ni corte ingles, y abre de 8 de la mañana a 8 de la tarde, con horario ininterrumpido. Es posible. Y como esa, varias más…. Claro, pagan a sus podologos el 40% de la facturacion bruta… ¿Sabes tu lo que es trabajar 50 horas semanales, ver mas de 300 pacientes al mes, y llevarte netos 700 pavos? NO TIENES NI PUTA IDEA DE QUE HABLAS

    Hablas de la podologia como si fuese la panacea y, nosotros pobres incultos, la pisotearamos y la vapuleásemos sin contemplaciones. Y NO ES ASI.

    Deja de preocuparte por si habern 12 horas, por si son turnos de enfermera (que cobran mas que un podologo en una clincia privada, ya que estan contratadas, tienes seguridad social, y no ponen material) y meirdas. Si queires protestar de algo, protesta de como somos un colectivo de anormales que en lugar de ayudarnos, ponemos zancadillas al compañero de al lado, y somos incapaces de hacer frente al colectivo de sociedades medicas, asi como de unirnos (como hicieron los de odontologia) para declarar ilegal el tener a más de un podologo autonomo en la misma clinica.

    Deja de juzgar a tus compañeros… deja de pisotear el trabajo de más amparandote en que si son recien licenciados, o si estan desesperados.

    Que de verdad, no te sigo… no puedo comprender como tu conciencia te permite publicar semejantes entradas y aun asi, dormir.

  4. Podologa graduada

    Cuando te vas a enterar querido Podored que por ejemplo los odontologos tienen empresas tipo dentix o vitaldent y también privadamente otros por su cuenta y que la podologia ahora también ? Que tenemos que avanzar …. Que quien no corre vuela !!! Acaso os interesa manchar nuestra imagen porque os da miedo ??? Que pesadilla!!!!! pESAOOOOOOO

  5. Manuel Angel Sánchez Costa

    No somos muy amigos de entrar en polémicas, pero en este caso lo creo obligado. Por lealtad y por respeto a la verdad.

    Colaboramos con Foot Centers desde su inicio. Y desde su inicio, puedo afirmar por que lo he vivido desde dentro, que se ha tratado de hacer las cosas BIEN. Con mayúsculas. Equipando las clínicas con los mejores equipamientos, y rodeándose de los mejores profesionales. Llevando una gestión responsable y valiente, cumpliendo con las obligaciones contraídas más allá de lo habitual, aunque dentro del lógico contexto donde por desgracia nos encontramos. Y si se escogió trabajar basándose en criterios de prestigio y pensando en la imagen de la profesión. No tenemos más que palabras de agradecimiento para la empresa, y nuestro reconocimiento para una labor bien hecha. Desconozco su situación actual, y si es realmente tan mala como se comenta, pero desde luego si ello es así no creo que sea a causa de una mala gestión o falta de trabajo. Y lamentaría mucho que así fuera.

    Por todo ello, mi opinión es que el artículo es desafortunado. Muy desafortunado. Y que la “aclaración” no hace más que empantanar un tema entrando en consideraciones que no vienen al caso. Si existe “podoprostitución”, no es precisamente el caso de Foot Centers. Ni es nada nuevo. Llevamos decenios viendo guerras de precios absurdas y servicios casi regalados a las mutuas. De nada de ello es responsable (ni practicante) la franquicia a la que nos referimos.

    Si no estamos de acuerdo con la forma de trabajar de McFoot (ya que el autor lo propone), hagamos lo que debemos hacer si queremos sobrevivirles: trabajar cada día mejor, ser verdaderos profesionales y dar valor a nuestro trabajo. Los pacientes no son tontos y (aunque parezca increíble), saben valorar lo que reciben. Siempre he creído que, a la larga, cada uno recibe lo que merece, y el tiempo siempre ha acabado dándome la razón.

    • El artículo original recogía el caso de Foot Centers para explicar lo que yo creía una mala señal para la podología, que no es sino la industrialización de la podología, es decir, traer la cadena de montaje a la podología. Creo que fue desafortunado no recalcar que no me refería en concreto a Foot Centers, sino a la generalización del concepto “cadena de clínicas” que es siempre el germen futuro de las franquicias como enseñan en primero de económicas. Estoy 100% seguro de que si Foot Centers trabaja dentro de El Corte Inglés, tendrá una calidad exquisita ya que es marca de la casa, pero temo 2 cosas que no se si en mi matización no he sabido explicar: primero que Foot Centers sea la primera de muchas aventuras empresariales de este tipo y segundo que se asocie la imagen de la podología junto a la de la “belleza y cuidados”, cuando debería asociarse exclusivamente junto a la salud. Por supuesto, yo jamás hablé de podoprostitución, todo lo contrario, sé positivamente que Foot Centers tiene un equipamiento que ya quisieran otras clínicas y unos profesionales muy preparados. De podoprostitución habló un lector de este blog y ya pidió disculpas por sus palabras, no el autor. Y por último, desconozco la situación financiera de la empresa y espero por el bien de sus trabajadores que no sea la que se ha comentado aquí (podólogos que no cobran desde hace meses), ojalá no tengan que cerrar y despedir a los profesionales que allí trabajan, pero al mismo tiempo opino (porque esto es una opinión tal y como se recalcó en el primer artículo y en este y cada uno tiene una y es muy libre de emitirla si lo desea) opino que el Colegio debería trazar los límites a las actuaciones empresariales en podología, lo cual significa ni más ni menos, que debería haber un salario mínimo para podólogos contratados, un máximo de horas, un límite de autónomos contratados, unos límites a la movilidad, impedir que se trabaje los domingos (salvo urgencias), etc. es decir, poner unas reglas para que todos puedan competir sanamente, porque la competencia del autónomo que se monta una clínica con un gran esfuerzo invirtiendo todo lo que tiene es imposible frente a la empresa que llega con varios millones y es capaz de montar la clínica más vanguardista (en diseño y equipamiento) y sobrevivir varios meses sin rentabilizar la inversión.

      • Manuel Angel Sánchez Costa

        ¿Y por qué la “industrialización” es necesariamente una “mala señal” para la podología? ¿Por qué se da por hecho (aquí tenemos un lamentable ejemplo) que una cadena de clínicas es sinónimo de mal servicio y sueldos basura?

        Los tiempos están cambiando (afortunadamente), y este tipo de negocios, nos guste o no, seguirán existiendo. Podemos intentar ponerle puertas al campo, o podemos hacer lo que deberíamos en cualquier caso: trabajar de forma honrada y eficiente, ofrecer unos precios ajustados, e intentar estar al día y reciclarnos continuamente. Como ya he dicho antes, el paciente no es idiota, y sabe donde le están atendiendo bien, y donde es un número. Al final, el dinero no lo es todo.

        Si algo se debiera sacar de este tema, no es el pataleo y el recurso fácil a la prohibición, sino el ver que no se está solo en el mercado, y hay que espabilar. Hacer mejor las cosas. Estudiar. Equiparse. Ofrecer algo que nos diferencie de los demás. Dar lo que otros no dan. Y precisamente por que creo que esa es la actitud, el escoger a Foot Centers como ejemplo de mala praxis ha sido absolutamente desafortunado. Por que ellos han intentado precisamente eso: levantar clínicas innovadoras, que ofrezcan servicios y prestaciones que pocos ofrecen, con horarios muy amplios y en ubicaciones cómodas para el paciente, y escogiendo magníficos profesionales. Ha sido una apuesta arriesgada y valiente, que en ningún momento ha tratado de desprestigiar a la podología, sino todo lo contrario.

        • La industrialización de cualquier oficio implica la producción en cadena (es su base). ¿Qué significa eso? Pues básicamente significa que se sustituye la manufactura que en el caso de la podología es el trato personal e integral al paciente por la planificación económica, es decir, el paciente pasa a ser un cliente que debe atraerse hasta nuestro negocio (mediante el marketing) y al que se le debe sacar el máximo provecho posible. Obviamente, esto implica mayor eficiencia, claro. No dudo que una cadena de clínicas sea más eficiente que un podólogo de barrio, todo lo contrario. La pregunta es, ¿queremos más eficiencia? En un sistema de libre mercado solo los más eficientes sobreviven, el resto desaparecen. En restauración por ejemplo, McDonnals es terriblemente eficiente, pero no es un modelo a seguir por la podología, ¿no crees? En general, cuando un determinado ecosistema empresarial o laboral es muy vulnerable, los gobiernos solían tender hacía la protección. Por ejemplo, hace poco lo hemos visto con el sector del taxi cuando Uber ha aparecido en escena y el gobierno la ha prohibido. Afortunada o desgraciadamente a veces hay que poner reglas al mercado para que el mercado no termine con las reglas. Que existan McDonnals no es un problema porque en realidad no existe una necesidad de “comer fuera de casa”, hay muchos clientes y el precio por comer en un restaurante tradicional de calidad no es nunca muchos órdenes de magnitud mayor que en un McDonnals. Pero la podología no puede competir contra un McPies ya que el ratio de clientes por podólogo es muy limitado, ir al podólogo es una necesidad no un capricho y porque el instrumental para equipar bien una clínica con la última tecnología y asistir a los congresos y cursos de reciclaje profesional necesarios tiene un coste muy alto no comparable con el precio de una cocina de un restaurante. Por eso, en este caso considero que las autoridades sí deberían entrar a legislar, que no prohibir, sino poner límites para que la “posibilidad de competir en un libre mercado” sea real y no solo exista para quienes tengan el capital inicial necesario para invertir en ello.

          Y por supuesto que en ningún momento he puesto a FC como ejemplo de mala praxis, ¿he usado yo esa expresión en mis artículos? Lo he puesto como ejemplo de proyecto empresarial con un capital suficiente como para abrir una decena de clínicas bajo el auspicio de El Corte Inglés (que no vende barato los locales, precisamente).

          Por cierto, es un placer poder hablar de manera sosegada sobre estos temas contigo. Un saludo.

  6. Manuel Angel Sánchez Costa

    De nuevo vuelves a sacar conclusiones precipitadas. 🙂

    Primera, el “auspicio” del Corte Inglés consiste en el alquiler de los locales. Y en una muy trabajada estrategia de negociación con ellos para que permitieran la implantación de estos centros. No alquilan sus espacios al primero que viene con un fajo de billetes, créeme. No se trata de dinero, sino de presentar un proyecto atractivo y unas prestaciones que den prestigio y prestaciones a sus centros. Un proyecto de mala calidad no hubiera tenido la más mínima oportunidad.

    En segundo lugar, vuelves a identificar el franquiciamiento con la industrialización, el trato poco personal, y la obtención del máximo beneficio a cualquier coste. Estás equivocado, al menos en este caso. Y en bastantes otros. Las clínicas que se han montado en estos centros son llevadas por verdaderos profesionales, que tratan a sus pacientes exactamente igual de lo que lo harían en otro sitio. Los equipamientos de que disponen son de primera línea, y la elaboración de plantillas, moldes o siliconas es exactamente igual que en cualquier otra parte. Si resulta que centralizar la compra de equipos o materiales supone un ahorro para los franquiciados y una buena venta para los proveedores… ¿dónde está el problema? ¿Es que crees que la siicona que compran a diez euros el tarro (comprando mil) es peor que esa misma que venden a otro a doce? No, es la misma. Y el producto resultante, sumado a un profesional competente, idéntico. Así que lo de “producto en cadena” en términos peyorativos no sé a que viene. ¿A que hacen cien plantillas semanales entre todas las clínicas? ¿Y?

    Tercero, asumes que la mejor manera de parar lo que se viene encima es regular y prohibir. Y es un error. La regulación es buena, siempre que tenga sentido y lógica. Como ya dije antes, es absurdo pretender poner puertas al campo. Estamos en plena era global, internet está ahí, la gente tiene acceso a cosas que eran impensables hace pocos años, y puede escoger. Si a un paciente le das a elegir entre una clínica en el pasillo de un piso (he visto varias), con un sillón que se cae a trozos y unas instalaciones desfasadas que abren lunes miércoles y viernes de nueve a dos, y una clínica moderna en un centro comercial con párking que abre de diez a diez de la noche, de lunes a sábado, atendida por gente competente y que se desvive por que está a gusto, con campañas de fidelización y descuentos… pues ya puedes regular lo que quieras, que la suerte está echada. En lugar de pretender que se les ponga coto (agradecería que nos explicases ya de paso en razón a qué), ¿no crees que sería mejor intentar dar mejor servicio para poder competir? ¿Cuántas clínicas conoces con página web? ¿Con citas on-line? ¿Con bonos de fidelización a clientes? ¿Que renueven sus equipos y se preocupen de estar al día? Si, yo las conozco. Son muchas. Precisamente las que tienen trabajo para aburrir. O las que luchan para conseguirlo con uñas y dientes.

    Pero hay muchas otras que creen que esto consiste en sentarse y esperar a que lleguen los pacientes. Y que si uno se va, ya vendrá otro. Da igual. Y que eso de adaptarse a los tiempos y (por ejemplo), equiparte para realizar estudios biomecánicos para deportistas ahora que el tema está en auge, es para otros. Eso si, exigen que se regule, que se prohiba, que se legisle. Que seguro que la caída del 20% anual del número de pacientes es culpa de las franquicias. De ellos no.

    Te pongo un ejemplo muy clarificador, y que conozco de primera mano por que me pasó a mi. Congreso Nacional, hace bastantes años. Un señor se sienta y nos pide información de nuestros productos. Se la damos. Se interesa, pregunta, es incisivo. Le atendemos lo mejor que sabemos. Al finalizar, nos da las gracias por la atención prestada, nos dice que le ha encantado lo que ofrecemos, que cree que es un excelente producto, pero que no va a comprarlo. Ante nuestra obvia extrañeza, nos da una explicación. “Veréis, es que todo esto está fenomenal, y se ve que es el futuro, y tal. Pero en realidad, yo ya sé las quiropodias que voy a hacer los próximos cinco años, y todo esto me da igual. No lo necesito. La verdad es que tenía una hora entre charla y charla y así la pasaba entretenido.”. Literal.

    Esta es la actitud que puede matar a la podología. El inmovilismo, el proteccionismo, el “virgencita, que me quede como estoy”. No una franquicia que solo trata de hacer las cosas mejor, y de manera más eficiente. Si algún día aparece una marca comercial que maltrate a los pacientes, que haga plantillas de fresadora en serie o por módulos, y utilice tácticas sucias para arrebatar clientes al podólogo, me tendrás en primera línea contra ellos. Pero en esta ocasión has errado el tiro, y al darte cuenta pretender disparar con la recortada (con perdón) a todo lo que se menea. : ) Y no es así. de verdad. Foot Centers es una magnífica idea, y ojalá que todas las cadenas que (sin duda) llegarán fueran como esta. De momento, habrá que ir asumiendo que viene el lobo, y afrontarlo meditando que puedo hacer yo para que no me afecte, en lugar de pedir mordazas.

    PD) Y el placer es mío, es un lujo poder debatir aunque sea virtualmente. ; )

    • De nuevo te digo que no he dudado ni por un momento de la calidad de FC igual que no dudaría de la de nadie que tenga un local (vale, no le diremos bajo el “auspicio”, diremos que tiene un “local en” 😉 ) en El Corte Inglés.

      Respecto al resto te contaré mi caso personal con mi dentista, un dentista de esos de antes, de los que tiene la clínica en un 7º piso de un edificio. Como era el único dentista al que había ido jamás lo había valorado lo suficiente. Un día tuve que ir por un caso de urgencia fuera de mi ciudad a una cadena de clínicas dentales de esas que se anuncian en la televisión y cuyo nombre me callaré. La verdad la elegí más por eso de haberla visto por TV que por otra cosa, podría haber elegido un dentista con la consulta en una habitación de un piso, pero no, el marketing me influyó. Y oye, el trato muchísimo mejor que en mi dentista, todo impolutamente limpio, las habitaciones perfectamente decoradas, una cantidad de máquinas increíble y todas de última generación, pero no lo compro. Mi dentista ha hecho cosas como empastarme sin anestesia y sin que sienta el más mínimo dolor; en el otro sitio, con anestesia y todo me dolió. Quizás caí en malas manos, pero yo no menospreciaría a los profesionales que trabajan en esas clínicas en “el pasillo de un piso”. De estos en podología quedan pocos, pero algunos de los que conozco son de los mejores. Ahora la tendencia es a abrir clínicas a pie de calle, pero dime, ¿crees que una clínica de un magnífico profesional en una calle cercana a un ECI podría aguantar que le pusieran un FC? Me dirás que eso es la competencia, que el mercado será el que regulará quien vive y quien desaparece, pero es que el mercado a veces es injusto. Mientras la clínica de barrio la llevan entre un par de personas (2 sueldos), la de una cadena (no personalicemos en EC) la llevan una decena, entre los podólogos contratados, el gerente, los directivos, los encargados de marketing… Es decir que frente a los 2 sueldos de la clínica de barrio, la clínica de cadena necesita ganar decenas de sueldos y eso significa que para sobrevivir necesita un orden de magnitud más de ingresos O reducir un orden de magnitud los gastos (cosa imposible teniendo que invertir en marketing, pagar salarios, etc). Es decir, que al final para que sobreviva una clínica de una cadena necesita conseguir a todos los pacientes de la zona Y cobrarles más caros los tratamientos. A corto plazo quizás los precios sean menores, para poder competir en el libre mercado, pero en cuanto hayan desaparecido las clínicas en pisos y a pie de calle, empezarán a buscar el beneficio y eso se hace vía reducción de salarios y aumento de ingresos, malo para pacientes y profesionales. Para mi defender este modelo para la podología es un sucidio y te pongo un reto: dime un solo sector dónde la aparición de las cadenas haya significado una mejora de las condiciones laborales de los profesionales. Con un solo ejemplo cambiaré mi opinión. Y te hablo solo de los profesionales, porque yo apelo a los Colegios porque dicen ser el elemento de defensa de los profesionales.

      Por último comentarte respecto al tema de la tecnología y el inmovilismo, que creo que no es cierto lo que dices. Cada día más clínicas tienen página web y muchísimas cita online (por ejemplo, todas las clínicas que tenemos en PodoRed tienen página web con cita online gratis, algunas la usan y otras no). Y por supuesto que hay casos como el de la anécdota que comentas, de hecho a mi me sorprende también cuando hablo con algunos compañeros que me dicen que ellos ni tienen ni les interesa hacer historias clínicas (como si fuera cuestión de voluntad, ¡es obligatorio por ley!), pero son los menos, la mayoría tiene una mentalidad emprendedora y quieren hacer que sus clínicas vayan lo mejor posible y dar el mejor servicio a sus pacientes. A ellos es a quienes hay que proteger, a quienes quieren hacer bien su trabajo pero no podrían abrir sus clínicas si el modelo de franquicias o cadenas de clínicas se impusiera en nuestro país (como ya les está pasando a ópticos, dentistas y demás que nos llevan en esto unos años de experiencia).

  7. Manuel Angel Sánchez Costa

    No voy a enrocarme en el debate, por que creo que es estéril y tampoco nos llevaría a ninguna parte. Lo podría resumir en dos puntos que tengo (personalmente) bastante claros.

    Uno, te equivocaste con Foot Centers, has pedido disculpas y tema cerrado.

    Dos, nos encontramos ante un punto de inflexión en la podología (aunque yo creo que es más global). Lo que viene (o ya ha llegado) es imparable. Y podemos darnos golpes en el pecho y pedir normas y regulaciones a nuestra medida, o plantarle cara y tratar de ser mejores profesionales para sobrevivir. ¿Protegerlos? ¿Cómo? Aún sigo esperando a que me especifiques que pides exactamente ante la entrada en el mercado de franquicias o cadenas. ¿Es que están haciendo algo ilegal? Por que si así es, se denuncia, y no hay más tela que cortar. Pero la realidad actual, y ya que hablamos de este caso en concreto, es que están ofreciendo un servicio de calidad, a unos precios dentro de la media, y con unas condiciones laborales envidiables a sus trabajadores. ¿Qué hacemos? ¿Les prohibimos trabajar por que el podólogo de barrio no puede hacerles frente? ¿En razón a qué? Imagina que un programador de tu calle desarrollase un soft de gestión y exigiese que a ti te cerrasen la empresa por que él no puede competir con alguien que trabaja a nivel nacional. ¿Lo verías justo? Pues… eso.

    La conclusión es que hay que adaptarse a los tiempos. Nos guste o no. Luchar cada día para ser mejores. Y enfrentarnos a la ilegalidad, no a la amenaza etérea de alguien que ofrece un servicio absolutamente correcto. Al final, cada uno recogerá sus frutos. Como tu mismo has reconocido, si vas a una cadena y el trato es malo, no volverás. Y eso vale para cualquiera.

    También me gustaría puntualizar que leyéndote, pareciera que la entrada de las franquicias haya sido la muerte de los odontólogos o los esteticistas. Y nada más lejos de la realidad. De hecho, me parece que ha sido un cambio de paradigma bastante sano, en general. Las clínicas que han sobrevivido (a la crisis, no a las franquicias), ahora son más modernas, más eficientes, y con unos servicios de coste más ajustado. Y las franquicias que han sobrevivido son, precisamente, las que dan buen servicio. Mira que ha pasado con cierta cadena de estética que no voy a mencionar pero que todos conocemos que iba a terminar con el negocio de los cirujanos plásticos. Están en concurso de acreedores. Al final, el tiempo siempre pone a cada uno en su sitio.

    Un último comentario respecto al inmovilismo. Como ya dije, una gran parte de los podólogos actuales se preocupan (y mucho) por estar al día, por reciclarse, por ofrecer el mejor servicio día a día. Obviamente. De ellos vivimos. Pero hay un porcentaje que están cómodos con un estatus y una situación que ya le es cómoda. No son muchos, pero ahí están. En el fondo, ambos decimos lo mismo.

    Pero a lo que me refería es a que esta actitud minoritaria es la más proclive a enfrentarse a esta nueva situación intentando perpetuar lo que que existe en lugar de adaptándose. Lo comprendo y acepto, es normal que si ya te va bien con lo que tienes, los cambios no te gusten. Pero me gustaría que entendieran que es algo poco práctico. Es un cambio que no se puede parar. Es como si nosotros nos hubiéramos empeñado en seguir haciendo campañas publicitarias a través de correos e intentáramos que cerrasen FaceBook o Twitter por que cualquiera puede llegar a nuestros clientes con más facilidad que nosotros. Es un error. Hay que adaptarse. A eso me refería.

    • Me pones un buen ejemplo sobre la precarización de las condiciones laborales con la cadena de estética que acaba de quebrar, no por los buenísimos profesionales que allí trabajaban, sino por una mala gestión. ¿Sabes a cuantos pacientes se ha dejado colgados? Por no hablar de la cantidad de médicos que se van al paro. Eso es un drama y es una de la razones por las que se debería limitar y regular la actividad privada en el sector médico en España. Y sí, quizás es que los nuevos tiempos van a llevar esto, pero desde luego, yo prefiero, como dije, que los podólogos tiendan más a estar en la sanidad pública que de empleados en grandes cadenas de clínicas o franquicias.

      ¿Qué limitaciones pondría? Las que ya te he contado antes: limitar el número de podólogos autónomos que trabajan en las clínicas (que muchas veces son falsos autónomos), imponer un salario mínimo a los podólogos contratados (mayor que el actual), fijación de precios mínimos en tratamientos, prohibición de vincular la podología con la estética en el marketing, limitar la movilidad laboral… Vamos, cualquier norma que impida que a los podólogos les pase lo mismo que a los tenderos cuando llegó Mercadona y se convirtieron en cajeros. Por cierto, sigue en pie el reto de encontrar un solo ejemplo de cadena o franquicia que haya mejorado las condiciones laborales de los profesionales que existían anteriormente.

      Ni Facebook ni Twitter deben cerrarse porque a una persona o colectivo no se le den bien las nuevas tecnologías y no sea capaz de llevar a cabo su proyecto informático (por cierto, yo no soy informático, soy podólogo y asesor científico). Sin embargo fíjate como en el caso de los taxis sí que se ha actuado. Bajo mi punto de vista sí deben haber ciertas restricciones cuando se habla de los elementos más básicos de la pirámide de Maslow y la salud es uno de ellos.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*