El ‘cloud computing’ en la clínica

Últimamente escuchamos hablar por todas partes de “la nube”, el “cloud computing”, etc. Parece un concepto revolucionario. Algunos se atreven a decir que si el año pasado fue el año de la revolución de las redes sociales, este año es el de la “computación en la nube” (la traducción literal de “cloud computing”). ¿Pero que es exactamente esto del cloud computing y en qué puede ayudar en la clínica?

Vayamos por partes. El “cloud computing” es simplemente un paso más en la migración de lo analógico a lo digital. Hace 20 años, todo el mundo cuando tenía que hacer una factura cogía un bloc de facturas, lo rellenaba a mano o con la máquina de escribir y se lo entregaba al cliente. Hace 10 años pocas empresas seguían rellenando las facturas a mano, en su lugar utilizaban un programa de ordenador que se habían instalado y que agilizaba la tarea. El siguiente paso es llevar eso mismo “a la nube”, es decir, evitar la necesidad de tener que instalar un programa en el ordenador, acceder a actualizaciones automáticas, posibilitar el acceso desde cualquier dispositivo físico (ordenadores, tablets, teléfonos móviles…) y un sin fin de mejoras. La idea básica del “cloud computing” es llevarse los programas que antes se instalaban en el disco duro del ordenador a un servidor de Internet desde el cual será accesible las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

Las ventajas de “la nube” frente a los programas del anterior paradigma son muchas y las vimos en el artículo en el que hablábamos de programas instalados frente a programas online. Pero en el caso de la clínica, la ventaja fundamental de los programas en la nube son las facilidades que permiten para cumplir con la legalidad vigente (con la Ley de Protección de Datos en particular).

La semana pasada apareció en la prensa un artículo muy interesante acerca de los problemas que puede suponer el cloud computing en un despacho de abogados. Al parecer los abogados también empiezan a moverse a la nube y algunos despachos han caído en la trampa de la solución fácil. Algunos despachos subieron información interna a servidores de MegaUpload y perdieron todo debido a la intervención de la justicia estadounidense. El error fue confiar en unos sistemas que no estaban diseñados para realizar dicha tarea. MegaUpload está diseñada para compartir ficheros, mientras que estos despachos utilizaron el servicio para almacenar ficheros internos. Por eso es muy importante que la aplicación que se utilice para realizar cualquier tarea en la nube sea la que mejor se adecue a nuestras necesidades. Las soluciones “generales” pueden parecer muy atractivas en un principio, pero pueden salir muy caras a la larga.

Por eso, nuestra recomendación es siempre que se utilice una aplicación en la nube (porque es el futuro y antes o después todos los negocios terminarán utilizando el cloud computing) y que se elija una aplicación específica (porque ello garantiza la correcta adecuación de la aplicación al uso que se le va a dar y a la legislación que regula su utilización). Precisamente este fue el germen de PodoRed como aplicación en la nube orientada exclusivamente a la podología.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*