Un aparato de rayos X en la clínica podológica

Lector de placas¿Estás pensando en comprarte un aparato de rayos X para tu consulta? Es una duda que tienen muchos podólogos cuando llevan ya un tiempo practicando cirugías y consiguen hacer algo de “caja” para permitirse la inversión.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que para manejarlo legalmente primero se ha de superar un curso de capacitación. Dicho curso es impartido por universidades, colegios profesionales o empresas y viene a costar a partir de 350 euros. El temario incluye todos los elementos de seguridad que se han de tener en cuenta y el manejo en sí mismo del aparato, así como nociones de la interpretación de las radiografías obtenidas. Por supuesto, para interpretar bien una radiografía es necesario tener cierta formación u obtenerla en otros cursos, congresos, libros, etc.

Una vez el podólogo esté en posesión del Director de Instalaciones de Radiodiagnóstico Médico, es necesario solicitar varios permisos antes de instalar el equipo. Concretamente hay que registrarse en el Registro de Instalaciones de Rayos X con fines diagnósticos (ministerio de Industria) y en el Programa de Garantía de Calidad en el Radiodiagnóstico (ministerio de Sanidad). Para ello deberemos abonar unas tasas de algo menos de 200 euros, más las pruebas y reformas en el local que resulten preceptivas.

El último paso es adquirir e instalar el aparato de rayos X en la consulta. El aparato apto para la consulta podológica es muy similar (por no decir el mismo) que se utiliza en las clínicas dentales. La primera gran decisión será si el revalado se realiza manualmente o mediante un soporte digital. El revelado manual requiere disponer de un cuarto oscuro, utilizar diferentes líquidos para revelar la radiografía y comprar continuamente el películas, etc. No son elementos caros, pero el proceso es más lento que con los aparatos digitales. La contrapartida es que con una máquina digital la visualización de radiografías no es tan detallada, pero se están realizando progresos en este campo que dentro de muy poco eliminarán este pequeño handicap. El precio de un aparato de rayos X para una clínica podológica depende de varios factores, pero podemos fijar un baremo que parte de los 9000 euros que cuesta un aparato de rayos X con reveladora digital y los 3000 que viene a costar los aparatos en su versión analógica.

No hay que olvidar que también es necesario adquirir otros productos como delantal de plomo, negatoscopio, etc. por lo que habrá que añadir unos 1000 euros más a la factura final.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*